Opinión

Sobre nuevos Mesías y presuponiendo 2019

Que el gobierno de Macri era completamente destructivo para la clase trabajadora se sabe desde antes de ser electo. Pareciera que de golpe los medios de comunicación se han dado cuenta de esto y no sobran las críticas para su administración, llenando el aire con lxs periodistas de toda la vida junto a supuestxs expertxs cargadxs de respuestas, que jugando a ser mesías dicen traer la salvación.

 

Hablar mal de Macri o del cambio es muy fácil, lo puede hacer cualquiera sin tener que esforzarse mucho. Por ende, hay que prestar atención de dónde vienen las observaciones y, sobre todo, de qué discurso están acompañadas. En un país donde el silencio oficial es agobiante toman la palabra actores con discurso mesiánico que capitalizan las frases hechas de sectores bajos y medios que votaron al gobierno y ahora se arrepienten sin encontrar en la oposición nada que pueda captar su voto.

A río revuelto ganancia de pescadores, dice el dicho, y tenemos en este momento un contexto similar a lo que el refrán nos presenta. Con una población hastiada de las medidas macristas y sin encontrar respuesta en los muchos candidatos o la única candidata peronista (ni mencionar otros partidos), en el aire abundan caras nuevas presentando en todos los canales sus soluciones y propuestas. Los medios oficialistas no dejan de serlo por hacer dos o tres editoriales criticando al gobierno, que eso quede claro, por más que lo hagan, nunca van a pisar sus estudios o escribir sus artículos verdaderxs damnificadxs por el cambio. Siempre expertxs y mesías serán personas que saben que comerán todos los días de acá a que se vaya el gobierno.

Se le pinchó el globo amarillo a varixs que lo tenían en las manos y ahora encuentran un nuevo amor por estos mesías televisivos y radiales que copan todas las transmisiones semanales, son gente que simplemente por criticar a la administración oficial encuentran resonancia con los sentimientos del electorado arrepentido (que está enojadx de forma más visceral y menos activa que quien no votó este gobierno: el enojo por desilusión o desengaño tiene otro sabor al de quién ya sabia lo que iba a suceder) aprovechan esa conexión con la audiencia para introducir otros mensajes e ir dando forma a la continuidad de la derecha para que esta y sus grupos concentrados puedan sobrevivir a la catástrofe macrista y mantener su reinado en 2019.

Como ejemplo de estas figuras mesiánicas que vienen a dar respuesta a la desazón que impera en este río revuelto tenemos como ejemplos a Milei o Espert, con su carisma e inteligencia unen las críticas al gobierno que todxs queremos escuchar sumado, entre otros, con supuestos como que “todos los políticos son chorros”, “el peso no vale nada”, “hay muchos impuestos” de forma que sintoniza con las emociones de las personas que se les explotó el globo y además complementa su discurso dando soluciones de corte liberal y abrupto en contra del estado y de los derechos adquiridos la década anterior, formando opinión y generando en esos sectores un recrudecimiento de sus pensamientos conservadores, que han sido muy bien aprovechados en las campañas de 2015 y 2017. No todos estos Mesías provienen del ámbito de la economía, sino que también se habla de una candidatura de Tinelli, de Olmedo y de caras provenientes del peronismo “racional” que quiere diferenciarse de Cristina Fernández utilizando argucias comunicativas similares a las mesiánicas.

No se trata únicamente de presentar candidatxs para 2019 sino que lo que se busca generar con los Mesías son cogniciones que se basan en verbalizar y jugar con sentimientos, que se cambie el color del globo pero que se sostenga con la misma base ideológica y de pensamiento que en 2015. Si estos Mesías no fueran candidatos que quienes lo sean encarnen las ideas que hacen al discurso de salvación, esas recetas camufladas en las críticas a cambiemos que garanticen la supervivencia de la derecha y permitan que el electorado continúe su salida del closet del conservadurismo. Macri es invotable y lo saben todos, en la derecha y en la izquierda. Si queremos evitar el génesis de un Bolsonaro hemos de tener cuidado con estxs profetas de la derecha y procurar que quien lxs escuche tome de forma crítica sus recetas, están haciendo en 2018 para 2019 lo mismo que hizo Macri ante la elección anterior, sintonizar los peores sentimientos de lxs votantes, y el sentimiento tiene de hija a la razón. Quien se proclame enemigx de Macri no tiene por qué ser amigx del pueblo.

 

Psicólogo trabajando en la escuela pública.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top