Opinión

Se lleva la marca, las cámaras y todos los cantitos

Es el 10, a él y solo él le cantan, es el imán de todas las acciones, hace jugadas magistrales que embelesan a sus admiradores y destroza el corazón de los seguidores de los demás equipos, quienes sin cesar le cantan MMLPQTP.
El 10 captura las miradas y deja libres a sus compañeros

Los cantos en contra del presidente se volvieron virales, atraviesan cada vez mayor cantidad de eventos. Iniciados por la hinchada de San Lorenzo se propagaron por sus semejantes y conquistaron otros ámbitos como recitales o andenes del subte. Se buscó cualquier excusa para suspender los partidos donde se entonen las estrofas del nuevo himno en contra del gobierno, quien con algo de dignidad y temor por las consecuencias no dio lugar a la iniciativa de dudosa intención impulsada por un sindicato de árbitros.

De más está decir que en boca de varios sectores se analiza si la intencionalidad de ellos es meramente futbolística, picaresca o si contiene un mensaje político de descontento. Siendo que podemos suponer que la línea D del subte no tiene mucho que ver con las tribunas de primera o del ascenso, se torna evidente de donde viene la cosa. Sea tal la raíz o no, hay algo de lo que poco se habla, de cómo el 10 del equipo de CEOS F.C. arrastra toda la marca y se lleva todas las miradas y micrófonos, liberando la cancha y de la presión de los contrarios a sus compañeros, que hacen un trabajo menos visibilizado pero más sucio. Como la 9 del equipo, “la Leona”, quien despliega todo su poder ofensivo y la calidad de su pegada aprovechando los espacios que quedan disponibles al estar la marca con el jugador estrella sacando a relucir su potencial en estos momentos de despidos y ofertas irrisorias de paritarias para los trabajadores (siendo la docente la más notoria en esta época del año) acompañadas por otros golpes a los sectores más vulnerables que los defensores del equipo realizan continuamente para defender la valla y garantizar la continuidad de su DT, el poder concentrado, que con orgullo ve la goleada que vienen realizando sus dirigidos. En la metáfora está el detalle, y se pueden encontrar dos formas de cómo se pueden aprovechar de este nuevo intento de resistencia y expresión del pueblo, una en vistas al futuro y otra al presente.

Primeramente con una figura que se lleva toda la impresión negativa todas las demás quedan bajo la bendición del desconocimiento. Una forma de gobernar, especialmente si es neoliberal, no se encarna en una persona sino que se compone de una compleja trama de actores. Al atraer uno solo todas las miradas el resto está salvado. Caso contrario fue lo acontecido con el gobierno anterior, varios núcleos afines y funcionarios clave fueron marcados de cerca (algunos con más justicia y razón que otros), por ejemplo La Cámpora, Boudou, Fernandez, Baez, Lopez, Moreno, Kiciloff, De Vido, Cristina, Máximo, y la lista podría seguir. Al tener a tantos actores en la mira se puso en cuestión la integridad del movimiento kirchnerista mientras que en el universo Cambiemos su lider cautiva todas las observaciones mientras los demás protagonistas están a salvo tras él, por lo que su estructura está a salvo en vistas a las elecciones 2019. Tal vez no con el apuntado por los cantos como principal candidato, pero sí con otro representante como Vidal, Larreta, o algún otro integrante de su plataforma que se encuentre fuera del foco. A eso se le debe prestar atención.

En segundo lugar, respecto al presente, el relato que se busca construir desde los principales medios apunta a victimizar al presidente, quien, según ellos, tiene mejores cosas que hacer que preocuparse por las cuestiones arbitrales y de poder en AFA y SAF, dejando deliberadamente de lado el matiz político de la cuestión y llevando la pelota a su terreno. Así como las expresiones “yegua, enferma, puta, montonera, (y nuevamente podrían sucederse decenas de improperios similares)” en su momento fueron completamente repudiables, con la misma vara se ha de considerar el MMLPQTP. Aún así, es de poner en relieve el rol de los constructores de significado de alcance nacional, ya que en su transmisión colectiva daban por hecho que la yegua era yegua, apoyando y apologizando abiertamente ese destrato por medio de sus periodistas de saco y corbata o usuarias de elegantes blusitas y polleras de marca. Mientras que Mauricio es una víctima de las criminales, mediocres, plebeyas e inadaptadas tribunas del fútbol, y de su maldita e impía raigambre kirchnerista.

Por último, es notable la no intención de censura de estos cantos por parte del gobierno, que rechazó de plano la propuesta de parar los partidos donde se entonen. Siendo este un gobierno interesado en cortar las voces críticas y alternativas el hecho de que haya dejado pasar este caso deja una serie de dudas ¿tendrán en mente otras medidas para castigar a las hinchadas o clubes?¿es la masividad y el grito colectivo la forma de evitar la represión y lograr armar la tan necesaria resistencia a los ataques del neolberalismo?¿les da igual el insulto al presidente ya que tienen definida una continuidad electoral sin presentarlo como candidato y prefieren que toda la imagen negativa se la lleve el 10/12/2019?¿o en vistas a la reelección es importante que se vea cómo el 10 es tan fuerte como para soportar las injurias de los inadaptados? Solo el tiempo lo dirá, pero lo que sí se puede tener en cuenta mientras tanto es que el mensaje de la sociedad golpeada por las medidas del gobierno llegó a primera plana (obviamente para ser distorsionado y defenestrado como se mencionó, al victimizar al presidente). Puede que una evolución más refinada permita lograr que varios trabajadores se despierten tras dos años de siesta.

 

*Matias Cea, Psicólogo trabajando en la escuela pública.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top