Mundo

Primero de mayo agitado en París

Los festejos por el Día del Trabajador en París se vieron irrumpidos por un grupo de encapuchados que se enfrentaron a las fuerzas de seguridad y causaron graves destrozos en la ciudad. La tardía respuesta del gobierno ante los hechos fue cuestionada por analistas y dirigentes sindicales.
Encapuchados arrojando piedras contra las fuerzas armadas, que respondieron con gases lacrimógenos y camiones hidrantes.

La manifestación en París por el Día del Trabajador se vio cubierta por hechos violentos que generaron alta polémica y tensión en Francia, dejando un saldo de 109 detenidos. Las autoridades fueron altamente cuestionadas por la tardía respuesta, ya que la situación se vio completamente desbordada por más de una hora. La movilización fue convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), y asistieron unas 55.000 personas.

Unos mil doscientos encapuchados irrumpieron un desfile pacífico de trabajadores que se encontraban conmemorando el 1 de mayo. Las principales figuras del gobierno, incluyendo al presidente Emmanuel Macron, repudiaron enérgicamente los sucesos. No obstante, políticos, analistas, sindicalistas y medios de comunicación fueron duros con las escasas medidas de prevención y la tardía reacción de las fuerzas de seguridad.

Los encapuchados frenaron el avance de quienes estaban en el desfile y provocaron daños serios en edificios públicos, cafeterías, comercios y vehículos. Cuando finalmente las fuerzas de seguridad llegaron, lanzaron petardos, bombas molotov, y piedras, a lo que los uniformados respondieron con gases lacrimógenos y camiones hidrantes.

La situación alcanzó su máximo nivel de tensión cuando los trabajadores que se encontraban desfilando se vieron atrapados entre los encapuchados y los cuerpos policiales, lo que les negaba la retirada de la zona.

‘Ha sido algo escandaloso, nos hemos quedado atrapados en el puente de Austerlitz sin poder avanzar ni retroceder’, denunció el líder de la Confederación General del Trabajo, Philippe Martínez, al cuestionar la forma en que las fuerzas de seguridad manejaron la tensa situación.

Trabajadores y estudiantes llamando a paro general para exigir mejores salarios.

Las críticas más fuertes se centran en el accionar de las fuerzas de seguridad, en primer lugar por permitir el ingreso de los encapuchados a la manifestación, y luego por la demora al enfrentarlos. Reportan que tardaron una hora en intervenir.

Periodistas y líderes sindicales denuncian que estas prácticas se volvieron habituales durante manifestaciones en el continente, pero fue alarmante el número de los encapuchados, que superaron las miles personas. Distintas versiones apuntan que los responsables fueron grupos anarquistas.

Se esperan nuevas movilizaciones en París en conmemoración de los sucesos de mayo de 1966, cuando el país vivió uno de los meses más revueltos de su historia: el “Mayo francés”.

Redacción: Manuel Torres

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top