Opinión

Poder popular y feminista: crónica de una vigilia histórica

 

Eran las once de la noche, el debate seguía teñido de: por un lado, argumentos reales y pragmáticos que se condecían con la ampliación de derechos; y por otro, los antiderechos con especulaciones metafísicas y opiniones personales.

La calle estaba plagada de verde. La realidad empírica lo demostró. Subtes, colectivos y una hermandad que a gritos señalaba soriridad.

Algunxs habían acampado desde el día anterior, otrxs salían de sus trabajados, universidades y escuelas para unirse a esta lucha de reivindicación histórica del feminismo.

A esa hora, luego de bailar y cantar. Abrazadas por el viento. Abrigadas por el brazo en el hombro de cada compañerx. Empoderadxs y alegres, codo a codo, se levantaron los pañuelos. La consigna que resonaba en nuestros pechos helados por el frio otoñal: “Arriba el feminismo, el patriarcado se va a caer. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir”

Hace semanas, meses… las cámaras comenzaron a posarse sobre lo que se instaló y ya no pudo salir de la agenda pública. Porque el poder popular de las mujeres hizo latir las calles. Decenas de mujeres reclamando por un derecho legítimo que viene a paliar una cuestión de clase más.

Antes, invisibilizada y ahora presente. Gracias, y solo gracias a la voluntad popular que se alzó.

El debate en Diputadxs se logró ahora por un conjunto de hermanas, vecinas, amigas y  no por voluntad del gobierno de turno. Porque el feminismo se reivindicó y le hizo frente a la clandestinidad. Decidir sobre nuestros cuerpos adoctrinados invisiblemente por una sociedad opresora.

“El feminismo se reivindicó y le hizo frente a la clandestinidad”

Fue asi. Nadie me lo va a contar porque estuve ahí. Nos emocionamos desde el primer momento cuando nos vimos juntas ¿Por qué? Porque hoy, ahora, se obtuvo la media sanción. Pero antes, más precisamente ayer, un 13 de junio de frío, nosotras sabíamos que a pesar del resultado, ya habíamos ganado.

Compañeras, las quiero, las admiro. Lo logramos, la media sanción es nuestra.

El pañuelo hoy no desaparece. Nos vieron, queda para siempre en la historia. Senadores nos espera.

*Por Ayelen Perez

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top