Opinión

La mecha decanta: Un plaza de Mayo repleta en defensa de los 30.000

FOTO: LOS ANDES

 

Fue el año pasado cuando nuestra querida Plaza de Mayo se llenaba luego de cumplirse cuatro décadas del golpe cívico militar que dejó un vacío, destejió lazos sociales y se llevó la vida de compañerxs de lucha. Momento oscuro de nuestra historia, si los habrá.

Y decimos oscuro, no sólo haciendo mención a aquella fecha allá por el 76, sino también porque habiendo pasado tanto tiempo, el sabor amargo volvió a estar entre los presentes.

La convocatoria del 2016 estuvo teñida por una profunda preocupación y un sentimiento en el pecho que ponía en duda la continuidad de las políticas de MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA. ¿Por qué? Porque la vida democrática de nuestra patria se vio atravesada por la reaparición de personajes cómplices, defensores y beneficiarios del genocidio en áreas de la nueva gestión macrista.

La grieta crecía. Pero parece ser que la gestión de Cambiemos sólo estaba mostrando un hilo de la mecha de una bomba que aún no explotaba. Un año mas tarde (2017), ese pequeño sentimiento en el pecho se hizo carne y dio cuenta de que el macrismo iba cada vez por más.

Todo empezó con “palabras” que fueron preparando el terreno de la agenda para el estruendo final. Al principio: “No son treinta mil” – decían. “Hay que terminar con el curro de los Derechos Humanos”- decían. Causando resquemor. Derramando impunidad. Destruyendo la verdad.

Pero esos “decían” se hicieron notar y explotaron cuando el pasado miércoles se dictó un fallo de la Corte Suprema que hace resurgir de entre los muertos una ley vetada en el 2001, que establece computar por doble los días de detención a quienes aún no tienen una sentencia.

Como juventud sabemos que este fallo deja la puerta abierta a la impunidad de los genocidas y abre cancha a que tanto el terrorismo de estado como la acción de los represores queden ante la desidia y el olvido.

No vamos a quedarnos viéndolo por la tv o escuchándolo por la radio, para ver qué pasa. Son crímenes de lesa humanidad que suponen la desaparición forzada de personas y apropiación de personas en detrimento del derecho a la identidad de origen.

Nietxs que seguimos buscando. Asesinatos que seguimos denunciando.

Pero como bien decía un querido compañero: hay que dar testimonio en tiempos difíciles. Nosotrxs le decimos #NOAL2X1.

No nos basta con leyes legislativas ni marchas atrás de la justicia. Queremos, exigimos juicio político a lxs magistradxs precursores de esta aberración. Para que realmente podamos decir con total sinceridad y de cara a las generaciones venideras: NUNCA MÁS.

Por Cinthya Ayelen Pérez

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top