Opinión

Argentina decide 2018

2018 en Argentina será un año de elecciones. Así como suena, no es un error de imprenta ni una nota escrita en estado de borrachera. Este año los habitantes del país van a elegir, no presidente, ni diputados ni político alguno sino que la decisión rondará por los derroteros de la propia vida.
La crisis obliga a elegir entre opciones que antes convivían

Febrero inició con un aumento en el transporte, lo que sumado a los acontecidos en gas y luz recientemente, a que estén anunciados aún más para los próximos meses y teniendo en cuenta las raquíticas paritarias a ofrecer por el gobierno se genera la necesidad de llamar a nuevas elecciones primarias y obligatorias en la mente de los argentinos, opciones que convivieron muchos años ahora son acérrimas enemigas como de si bizarros políticos se tratara.

“Se genera la necesidad de llamar a nuevas elecciones primarias y obligatorias en la mente de los argentinos”

Los medios de alcance nacional nos demostraron un claro ejemplo de que no hay boletas este año pero sí inéditos candidatos: el caso del hombre que tras el aumento en transporte tuvo que decidir entre no tomar un colectivo y salir más temprano de la casa para caminar el montón de cuadras hasta la estación para poder seguirle comprando el alfajor a su hijo contra mantener su salida diaria inalterada pero dejando al niño sin su golosina. Esa historia tan representativa tuvo lo que la gran mayoría no: mucha suerte y un final feliz.

A miles de elecciones de esa índole se está llamando en Argentina y varias más vendrán, salida romántica al cine se alía a pedir prestados los apuntes de la facu compitiendo contra tener ese material pero ver la peli por televisión en casa con toda la familia rondando. Llevar a los chicos a conocer el mar este último finde largo peleó punto por punto contra la reparación del baño de la casa que pierde agua hace tres meses pero no se lo pudo arreglar porque la lluvia de dólares (bueno, de pesos) nunca llegó, y el cielo presenta un sol amarillo demasiado grande como para que vayan a llover algún día.

Similares ejemplos pasan por la cabeza de gran parte de la población, muchas elecciones son convocadas en esta actualidad, especialmente en los sectores más vulnerables, pero los comandos electorales aspiran alcanzar a cada vez mayor parte de los trabajadores. Si bien tomar una opción es parte natural de la vida y es imposible tenerlo todo, lo novedoso que deja este contexto es un cambio en lo que se elige, no se trata, como venía siendo, de un deseo contra otro (¿cambiar el auto o vacaciones en toda la segunda de enero?) sino que se opta por resignar una necesidad previamente satisfecha para poder cumplir un deseo (salida del trabajo, un hambre voraz tras trabajar todo el día, la sube al límite, ya es de noche y mañana cerca de casa no hay donde cargarla. Ya no alcanza la moneda para cumplir con la necesidad de revivir la tarjeta para volver y salir mañana y el deseo de comer algo al mismo tiempo ¿comer un chori al paso y caminar las 45 cuadras o volver en colectivo y aguantar?) o, lo más grave, de una competencia entre necesidades antes satisfechas donde una debe caer para que la otra se sostenga (¿le llenamos la mochila al nene o solo cartuchera así nomás, un cuaderno y hasta ahí para poder comprarle la ropa de fútbol y no use más la del año pasado que ya le queda medio chica?).

El contexto actual no llama a elecciones entre deseos sino entre necesidades, el ser humano es deseante, el deseo es su motor para progresar y no ceder en la búsqueda de la felicidad. Es muy difícil poder cumplirlos con necesidades insatisfechas, o los deseos devienen más terrenales y la calidad de vida baja un escalón o las necesidades quedan insatisfechas y solo queda vivir a pulmón en su causa, o tal vez ser demasiado creativo para buscar un equilibrio. No es para nada inofensiva esta nueva forma de elegir. ¿Vos ya decidiste?

 

*Matias Cea, Psicólogo trabajando en la escuela pública.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top